Distracciones que ahogan la voz de Dios

distractores

El mundo nos facilita la tarea de llenar nuestros oídos con todo tipo de cosas que ahogan la voz de Dios y lo empujan hacia lo más profundo de nuestras vidas. Estas distracciones vienen en diversas formas, desde la televisión a la radio … desde la comida hasta pasatiempos. Incluso nuestras actividades familiares y de la iglesia a veces pueden distraernos o alejarnos del Señor.

Sin embargo, llega el día en que solo Dios permanece. Todo lo demás en nuestras vidas finalmente pasa; y cuando sucede, Dios todavía estará allí.

La Palabra de Dios enseña que lo que se conoce acerca de Dios es evidente para todos porque se ha dado a conocer en la conciencia interna de la humanidad ( porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.Romanos 1: 19-21).

Cada persona comparecerá algún día ante Él y dará cuenta de su vida ( Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. Porque escrito está:Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.                         Romanos 14: 10-12).

Cuando las personas no quieren servir a Dios con sus vidas y desean seguir su propio camino, encuentran formas de esconderse e ignorar este conocimiento interno instintivo de su Creador que quiere hablar con ellos y guiarlos en el camino que deben seguir.

Satisfacción Garantizada

A través de Cristo y el poder de Su Espíritu Santo, Dios quiere hablar contigo de manera individual todos los días.

Nada puede satisfacer nuestro anhelo por Dios, excepto la comunión y el compañerismo con Él. Isaías expresó bien nuestra propia hambre de Dios cuando escribió: Todo mi ser te desea por las noches; por la mañana mi espíritu te busca. ( Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte; porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.Isaías 26: 9).

Escuchar a Dios es vital para disfrutar de Su plan eterno para nuestras vidas. Escuchar a Dios es nuestra decisión; nadie más puede hacerlo por nosotros. Dios no nos forzará a elegir Su voluntad, pero hará todo lo que pueda para animarnos a decir sí a Sus caminos.

Esto quiere decir que Dios quiere estar involucrado hasta en los más pequeños detalles de nuestras vidas. Su Palabra nos dice Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus sendas. (Reconócelo en todos tus caminos,Y él enderezará tus veredas.Proverbios 3: 6). Reconocer a Dios es preocuparse por lo que Él piensa y pedir Su opinión.

Joyce Meyer

Comments

comments