Sé un buen monje y has de tu vida una oración

Sé un monje y has de tu vida una oración

Bill O´Connor, el mejor maestro de escritura que ha tenido, alguna vez quiso ser monje, y si bien no duró mucho en el monasterio, la experiencia ahí impregnó toda su vida.

Bill y yo trabajamos juntos como reporteros en el Beacon Journal de Akron, Ohio. Cada vez que me sentía molesta por cosas ínfimas o cuestiones de consecuencias mayores, que en realidad no importaban tanto, él decía suavemente: – Solo se buen monje.

Que significaba eso El hecho de ser un buen monje significaba profesar una vida de pobreza castidad y celibato No para Bill , Cuando me ponía ansiosa por alguna entrega o temía un acontecimiento futuro, Bill me exhortaba a concentrarme en el presente. Cuando me emocionaba algún acontecimiento por venir y me distraía el futuro, Bill me alentaba a permanecer en el presente.

– No te pierdas de todos los momentos entre el ahora y el suceso anhelado o temido -me decía- Está presente en el aquí y el ahora.

La felicidad no se encuentra buscando curas geográficas para tus padecimientos. Los monjes honran un voto de estabilidad y permanecen en el monasterio, aun cuando se sienten inquietos e inestables.Los monjes tienen una rutina sagrada, un armazón sobre el cual pueden tejer cada día. Ellos llenan los espacios con oraciones, sea que estén lavando los platos, honrando pan o cantando salmos.

San Benito introdujo la idea de hacer un compromiso para permanecer en una comunidad. De esta manera, impidió que los monjes fueran en búsqueda del lugar perfecto para servir a Dios, comiso ese sitio existiera.  Afuera de la Abadía de Getsemaní, en Kentucky, donde vivió el monje trapense Thomas Mertonm dos palabras sencillas inscritas en piedra sobre las rejas de metal de la bienvenida (y asustan un poco)  al visitante SOLO DIOS.

Esa es la solución para cualquier problema: más de Dios. Muchos de nosotros , y me incluyo , tratamos de llenar el hoyo de dimensiones divinas con todo lo demás, llámese alcohol , drogas, chocolate, donas, novios, juegos, sexo, compras, competencia y la interminable afirmación de otros.Sin importar lo que pongamos en ese lugar, nos seguimos sintiendo vacíos, porque nada puede llenar ese hoyo, sino Dios.

En mí búsqueda personal de Dios, he visitado la Abadía de Getsemaní. Si quieres orar sin parar, eres bienvenido a participar en oraciones de Vigilias, a las 3.15 am o completas a las 7.30 pm , en el ínter los monjes rezan salmos y trabajan.

Los cuatro días en Getsemaní me enseñaron que puedo vivir sin periódicos, teléfono, televisor: que es posible vivir en silencio , aunque haya hablado bastante conmigo misma; que no hace falta el helado ni el chocolate , aunque el antojo permanezca.

Los monjes pueden señalar el camino a Dios, pero es en brazos de mi esposo, hija e hijastros donde Dios vive y respira y se regodea en mi. Fui a buscarlo y descubrí que ya lo había encontrado. Taconea tus zapatillas rojas y regresa a casa, pues no hay lugar como el hogar que Dios ha creado en tu corazón. Yo siempre tuve ese poder, pues la presencia de Dios ya estaba dentro de mí.

A mi amigo, Jim Lewis, le gusta ofrecer este consejo a todo aquel que se le acerca: -Dios es la respuesta; ahora bien ¿cuál es la pregunta?

Jamás he olvidado una sencilla historia que un hombre compartió con un grupo de amigos.En una ocasión , Michael estaba de mal humor y le escupió a una monja. !A una monja ! Eso es un delito grave en las escuelas católicas. Ella lo arrastró hasta la oficina de la directora, donde se quedó sentado durante tiempo que le pareció eterno; se preguntaba , que demonios sería su castigo . Después la monja se acercó y se sentó a su lado; él esperaba que fuera dura, pero en vez de eso, de manera muy gentil, ella le dijo: -Michael haz de tu vida una oración.

Él jamás olvido esto.

Haz de toda una oración no sólo una búsqueda de logros, premios, poder alabanzas , dinero o fama. Para muchos, la Oración es algo que pronuncian cuando hay una crisis. Todos tenemos nuestra llamada favorita de 911 a Dios. Puedes orar en un aprieto o puedes hacer de toda tu vida una oración, Para mí, el cáncer vino y adoptó ambas modalidades, pues hizo que pronunciará oraciones de crisis para sobrevivir y eso, a su vez, me permitió contemplar toda mi vida como una oración, como un regalo para los demás. Cada día yo me conecto a Dios, a mi fuente de poder, de modo que permanezco nítidamente sintonizada las 24 horas.

Cómo haces de tu vida una oración Mediante la práctica . Todos los días bendigo mi vida con las palabras de San Agustín , quien invocó la ayuda del Espíritu Santo para que lo transformara.

  • Respira en mi, Espíritu Santo, para que mis pensamientos puedan ser santos.
  • Actúa en mí, Espíritu Santo, para que mi trabajo, también , pueda ser santo.
  • Atrae mi corazón , Espíritu Santo, para que solo ame lo que es santo.
  • Fortaléceme , Espíritu Santo, para que defienda todo lo que es santo.
  • Protégeme , Espíritu Santo , para que yo siempre pueda ser santo.
  • Entonces lo que hago es respirar. Durante todo el día, cuando mi mente empieza a revolotear,

                 hago una pausa y me digo sólo respira.

Algunas veces me detengo para poner las manos en mi cabeza y pedirle a Dios que bendiga lo que pienso; a continuación, cubro mis oídos y le pido a Dios que bendiga lo que escucho, luego toco mis ojos y le pido a Dios que bendiga lo que veo. Lo siguiente es colocar mis manos sobre mi boca y pedirle a Dios que bendiga lo que digo. Después pongo mis manos sobre mi corazón, y le pido que bendiga lo que siento. Finalmente abro ambas manos y le pido que bendiga lo que hago.

De esta manera, tránsito por el día con la conciencia de que estoy cubierta, como lo están todas las personas con las que tengo un encuentro.

Tu puedes Ser el milagro //Regina Brett

Comments

comments