Una piedrecita

piedrasvivas

por Barabara J. Yoder Cómo enfrentar a Goliat

Las palabras de David son sumamente importantes aquí. En una ocasión oí decir a un conferencista muy conocido: “¡Si no lo siente simúlelo!  Sus palabras son cruciales “Estuviera simulándolo o no , David habló confiadamente:

David le contestó:

—Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SeñorTodopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel, a los que has desafiado.  Hoy mismo el Señor te entregará en mis manos; y yo te mataré y te cortaré la cabeza. Hoy mismo echaré los cadáveres del ejército filisteo a las aves del cielo y a las fieras del campo, y todo el mundo sabrá que hay un Dios en Israel. Todos los que están aquí reconocerán que el Señor salva sin necesidad de espada ni de lanza. La batalla es del Señor, y él los entregará a ustedes en nuestras manos. 1Samuel 17:45-47

Las palabras lo hicieron. Incitaron a Goliat para pelear. Él se levantó y se dirigió , amenazante,hacia David.

¿Eso hizo retroceder a David? ¡ De ninguna manera! En realidad ¡David corrió hacia él! Tomo la ofensiva, no la defensiva.

Y como sabe, mientras el gigante corrí derecho hacía él, fue bueno que David no estuviera agobiado por la pesada armadura de Saúl. Vestía normalmente , con la liviana ropa pastoril. En otras palabras, él fue a la batalla con su propia identidad, La ropa de David, era liviana, y como era joven, también ea ligero de pies. No importaba lo que hiciera Goliat. David podía danzar alrededor de los movimientos de Goliat.

Cada uno de nosotros tendrá momentos en que necesitará correr hacia su enemigo sabiendo que la batalla le pertenece al Señor. Tenemos que salir de nuestro cuarto de oración y de no tomar decisiones. Es necesario que entablemos combate. Es necesario que nos enfrentemos con nuestros enemigos arma con arma, palabra con palabra.

Una piedrecita, un matador de reinos

David buscó en su bolsa pastoril. sacó de las piedras lisas y la colocó en la honda. Comenzó a hacerla girar: ¡Uoosh!  ¡Uoosh!  ¡Uoosh!  Mientras tanto, Goliat se regodeaba. Él pensaba que eso era ridículo, hasta ofensivo. Poco sabía Goliat que ¡Uoosh! ¡Uoosh! ¡Uoosh!  era el sonido de su derrota. Para David, era le sonido de la victoria.

Hay un sonido de guerra, de enfrentamiento en batalla, que derrotará al enemigo. Puede venir por medio de la alabanza, por medio de la palabra, por medio de la oración. Escuche ese sonido y avance; dé el siguiente paso cuando el sonido encienda la fe en su espíritu.

De pronto David soltó la piedra. Dios justo en el blanco -exactamente en medio de la frente de Goliat- y el filisteo cayó de cara al suelo. Los filisteos hicieron gran alboroto. Cuando vieron que su héroe estaba muerto, corrieron para salvar sus vidas.

David no llevaba espada, como recordará pero corrió sobre el gigante caído y tomó la propia espada de éste, la sacó de su vaina, y  cortó la cabeza de Goliat, que representaba una fortaleza demoníaca a un reino.

Lo mismo vale para nosotros. Cuando derrotamos Goliats, reinos enteros son derrotados y los despojos son entregados en nuestras manos. El enemigo huye, y el Reino de Dios avanza.

El apóstol Pedro escribió de usted y de mí .Él nos llamó “piedras vivas”

Cristo es la piedra viva, rechazada por los seres humanos pero escogida y preciosa ante Dios. Al acercarse a él,  también ustedes son como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. De este modo llegan a ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo. 1 Pedro 2:4-5

En otras palabras , Jesús es la principal piedra del ángulo -la “piedra cortada de la montaña”- y usted y yo somos piedrecitas separadas, elegidas por Dios, preciosas y vivas. Juntos formamos una casa, un reino, una fuerza espiritual en la tierra.

¿Podrá ser ahora , por medio de nosotros, Dios esté continuando lo que David comenzó al arrojar una piedrecita contra Goliat? ¿Podrá ser que usted y yo individualmente seamos piedras que están siendo arrojadas a cada uno de nuestros Goliats?

Dios sigue luchando contra poderes de las tinieblas y estableciendo su Reino en la tierra. Lo está haciendo por medio de individuos. Somos guerreros, cuyo propósito es ser lanzados tanto individualmente como corporativamente, contra los gigantes que gobiernan hoy reinos de las tinieblas.

Hemos sido arrojados como piedras matagigantes. Hemos sido arrojados como los ejércitos espirituales de Dios. Usted y yo y todo creyente, cada uno de nosotros, hemos sido destinados a convertirnos en matagigantes como David.

Comments

comments