A Dios sí le importa

 “A Dios sí le importa”.

En el devocional anterior le hablé sobre los tres niveles de fe que Jesús mencionó. El primero de estos niveles se encuentra en Marcos 4:37–40:

Se desató entonces una fuerte tormenta, y las olas azotaban la barca, tanto que ya comenzaba a inundarse. Jesús, mientras tanto, estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal, así que los discípulos lo despertaron. ―¡Maestro! —gritaron—, ¿no te importa que nos ahoguemos? Él se levantó, reprendió al viento y ordenó al mar: ―¡Silencio! ¡Cálmate! El viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo. ―¿Por qué tienen tanto miedo? —dijo a sus discípulos—. ¿Todavía no tienen fe?

El primer nivel de fe que Jesús mencionó es ninguna fe. Este nivel de fe cree que a Dios no le importa. Está caracterizado por los discípulos que despertaron a Jesús en medio de la tempestad y dijeron: “―¡Maestro! —gritaron—, ¿no te importa que nos ahoguemos?” (Marcos 4:38)

Quizás usted se encuentre hoy en una tempestad y, para usted, parece ser que Dios esté dormido y ni siquiera le importe. Quizás piense que Él está distante, desinteresado y desconectado de usted, que usted está pasando por el infierno y a Él ni le importa.

No crea esa mentira. Si usted acepta la mentira de que a Dios no le importa, le robará su fe. Y no puede descender más bajo que eso.

No crea la mentira de que Dios está despreocupado o desconectado. No piense: “Si realmente yo le interesara a Dios, ¿por qué me tuvo que suceder esto? ¿Por qué estoy atravesando esta tempestad? ¿Por qué está sucediendo esto en mi vida? No le intereso a Dios. Ni siquiera sabe mi nombre”.

Amigo mío: a Dios sí le importa. Él no va a permitir que usted perezca. Él está interesado inclusive en los detalles más pequeños de su vida.

En 1 Pedro 5:7 dice: “Él tiene cuidado de ustedes”

ResponderReenviar

 

Comments

comments